Día dos.

Me sentí bien por aguantar un día sin hablarte, no obstante no aguanto más de 24 horas sin saber de ti, tal vez no te hable, ni te llamé, no necesito tentar tu piel para saber que aun te quiero. Simplemente mi mente te recuerda, vienes a mí en instantes, porque muchas cosas me recuerdan…

Para mí. 

Te vas a enamorar de él.  Dejarás que de a poco se te vayan llenando los ojos de brillo cada que mires sus labios, y al principio no querrás besarlo, no querrás tenerlo, evitaras tocarlo.  Pero de a poco se te irá metiendo, entre la risa y a hurtadillas, te irá haciendo suya y llegará…

Ella.

Aquí va el cigarro de media tarde, con la piel descubierta frente al espejo, moño a medias, tranquila y serena, aquí van sus labios a robarle vida a su tiempo con cada aspiración de humo, muriendo lento y por gusto. Aquí va el café de media tarde, desnuda y descalza contemplando el cielo, tomando en…

Tú, fogarata.

Y continué con mi lista, la que hace meses intento terminar, hoja seca y blanda, más doblada que la arena... y al igual que las palmeras que hace un mes había cortado por tu dolor, hoy las quemaba por el mismo penar, pero esta vez para sentirme libre y más fuerte, para alejarme del frío…

Hastío

Me cansé, me cansé del silencio cruel, vacío y tan lleno de nosotros. Me cansé de la distancia, de buscarte, de mi lentitud y tu manera de evitarme. Me cansé del frío, de la falta de hambre en tus labios y el exceso de carne en mis huesos, Me cansé de la mentira nocturna y…

Cuando terminen…

Ocupa ese dolor, hazlo poesía, canción, una obra de arte, haz que tu público  se identifique, que inclusive creé  a través  de tu magia, busca en tu hastío el sabor de piel ajena, ¡inmaculalo!. Ocupa ese dolor, hazlo pecado con sabor a infierno, dulce y ardiente, disfruta el calor en cuerpo ajeno, ¡mátalo!. Ocupa tu…

La persona que se enamore de ti…

La persona que se enamore de ti, no deberá fijarse en tu buen físico o mal culo, no deberá de contar las cicatrices, solo deberá besarles... Deberá encontrar en ti más que un buen monumento, belleza externa o tu deformidad andando, ¡no! todo eso lo dejamos ya en el pasado, cuando nos criaron superficiales, cuando…

Trovador, poeta y loco.

Y somos locos y somos astutos, y usualmente mantenemos el corazón valiente aunque este roto ¡siempre roto!, es un factor común entre nosotros, heridas múltiples que despiertan y hormiguean la necesidad por describir de actos inhumanos,por describir desprecio o aprecio, cantándole a la vida de las experiencias propias entre versos y asonancias, teniendo en todo…

Al cabo.

Acabé, con lo que me quedaba, con lo que me restaba, con lo que tenía que darte, y me siento triste y me siento hastiada, acabé con mis rodillas en el suelo, con un amor platónico no muy correspondido. Con la razón y las entrañas por fuera,  con la necesidad seca. Acabé con las manos…

Báratro sin ti.

Los días que no he estado a tu lado me han parecido el infierno llegando a la gloria, la desesperación a través de la calma, serena.   Me ha parecido que estos días me he encontrado disfrutando del cuerpo que tú solías tocar, ahora entiendo porque te gustaba tanto la soltura de mi grasa corporal,…